Derechos y deberes del inquilino o arrendatario

derechos inquilino

Vivir de alquiler se trata de una de las opciones ofrecidas por el mercado inmobiliario, por lo cual tanto la buena voluntad como el deseo de solventar cualquier inconveniente que pueda presentarse a lo largo de la duración del contrato de arrendamiento, suele ser generalizada entre propietarios e inquilinos.

¿Cómo surgen este tipo de problemas?

Cabe mencionar que dichos problemas suelen surgir, en la mayor parte de los casos, debido a una inadecuada o inexistente comunicación personal entre las partes involucradas.

Es muy común que este tipo de disputas se presenten como consecuencia de desacuerdos debido a las condiciones del inmueble, el incremento de los precios del alquiler, la disponibilidad de los servicios básicos y/o el derecho a permanecer en el domicilio.

Sin embargo y al surgir cualquier tipo de inconveniente lo mejor suele ser intentar solventarlo hablando directamente con el administrador o propietario, dejar por escrito aquello que sea acordado y en caso de no llegar a ningún acuerdo, tomar en cuenta las alternativas de ayuda externa.

¿Dónde me pueden ayudar?

La mediación que tiene lugar entre las partes a través de profesionales especializados se trata de una buena manera de conseguir la ayuda que se requiere con el fin de acercar posiciones y, solventar efectivamente cualquier clase de inconveniente.

Esa es la razón por la cual con el paso del tiempo, son más los propietarios e inquilinos que buscan ayuda a través de estos profesionales ya que además, la mediación posee la ventaja de que consiste en el sistema de resolución de conflictos más eficaz, rápida y asequible que existe en este tipo de casos.

¿Cuáles son mis derechos y deberes a la hora de alquilar un piso?

Saber cuáles son los derechos y deberes que se tienen como inquilino resulta de gran importancia para mantener una buena relación con los propietarios y evitar posible problemas, por lo que a continuación hablaremos sobre ellos.

Los derechos del inquilino

  • inquilinos agrupadosNegociar la duración y precio  del contrato: Ambas partes tienen la posibilidad de acordar tanto el precio de la renta mensual como la duración del contrato previamente a la firma del mismo. Además y mientras el contrato se encuentre en vigencia, únicamente se podrá actualizar el precio de la renta de forma anual, dentro de los términos acordados entre propietario e inquilino y sin remitirse al IPC de manera obligatoria.
  • Extender el periodo del contrato: El contrato deberá prorrogarse de forma obligatoria en periodos anuales hasta que el alquiler llegue a una duración mínima de tres años (prórroga forzosa), a menos que el arrendatario informe su revocación, con aproximadamente 30 días de anticipación a la fecha en que finaliza el contrato o las prórrogas. Aquellos contratos donde no se determine un periodo, tendrán una duración de 12 meses con un derecho a prórroga de tres años. Después y cuando ninguna de las partes informe (con un mes de anticipación) su voluntad de rescindirlo, el contrato se extenderá por otros 12 meses.
  • Realizar reformas para ajustar el inmueble en caso de discapacidad: Los inquilinos tienen el derecho de llevar a cabo, notificando previamente a los propietarios, reformas interiores en el inmueble para ajustarlo a las necesidades que pueda tener su cónyuge u otros miembros de su núcleo familiar (con quien comparta la vivienda) si es mayor de 70 años y/o presenta algún tipo de discapacidad.
  • Recuperar la fianza al no existir daños en el inmueble: Cuando termine el contrato, en tanto la vivienda este en buenas condiciones y no existan deudas con las empresas de suministros, los propietarios podrán solicitar la restitución de la fianza a través del organismo pertinente.
  • Rescindir el contrato al ser preciso: Los inquilinos tienen el derecho de cancelar el contrato después de seis meses del mismo, en tanto se lo informen a su arrendador con al menos 30 días de antelación. Cuando se ha acordado dentro del contrato, los arrendatarios tienen que indemnizar a los propietarios con un valor de dinero proporcional a la renta mensual por cada año que falte por cumplir, según lo establecido en el contrato.

Los deberes del inquilino

  • Deberes del inquilino

    Pagar una fianza: Los arrendatarios tendrán que hacerse responsables del pago de una fianza legal proporcional a un mes de renta, la cual permitirá solucionar los posibles daños que pueda tener el inmueble al terminar el contrato.

  • Abonar los gastos por suministros: Los inquilinos deben pagar los gastos de los suministros domésticos básicos (luz, agua y gas).
  • Pagar mensualmente la renta: Los inquilinos tienen que pagar la renta de forma mensual dentro de los plazos convenidos, de lo contrario los arrendamientos quedarán rescindidos cuando los propietarios exijan notarial o judicialmente el pago correspondiente del arrendatario.
  • Abandonar el inmueble si el propietario prueba que lo necesita: Si después de los primeros 12 meses de contrato el propietario informa y con un mínimo de dos meses de anticipación, la necesidad de utilizar la vivienda como domicilio permanente para sí mismo, su cónyuge (en caso de divorcio/separación) o sus familiares más cercanos, el inquilino deberá dejar el inmueble.
  • Dejar el inmueble en las condiciones que estaba: Al terminar el contrato, los inquilinos tienen que dejar el inmueble en las mismas condiciones que lo encontraron al principio, de lo contrario podría perder la fianza abonada.
  • Abandonar el inmueble al incumplir con el pago: El arrendador podrá demandar al arrendatario si el mismo incumple con el pago mensual de la renta acordada. Si esto ocurre, el inquilino tendrá un plazo de 10 días hábiles en el cual impedir o tratar de evitar el desahucio haciéndose cargo del pago de las rentas atrasadas, junto a los gastos correspondiente por el juicio.

¿Dónde puedo preguntar unas dudas sobre el contrato de arrendamiento?

Lo mejor y más recomendable para los arrendatarios al momento de aclarar dudas acerca de un contrato de arrendamiento suele ser acudir, contrato en mano, a algún profesional que se especialice en arrendamientos urbanos.

De este modo puede tener la certeza de que la información que recibirá será siempre la más adecuada y clara, sin importar el tipo de dudas tenga.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *