Razones por las que se rechaza la maternidad subrogada

Sobre el vientre de alquiler

La modernidad sigue trayendo situaciones, cuestiones, escenarios y acontecimientos que son en extremo polémicos. Mira todo lo que opinamos en este sentido en la maternidad subrogada dentro del ámbito español.

Vientre de alquiler o maternidad subrogada: Información histórica relevante

Así como hubo un tiempo en que la poligamia no solo era considerada símbolo de riqueza y estatus sino solución viable para otorgar protección a la mujer, ahora esta práctica es cuestionable y vista como sexista, esclavista y denigrante.

Existen temas que se están discutiendo, mientras paralelamente se afianzan en la sociedad.

El vientre de alquiler o maternidad subrogada es un asunto del que hay mucho que considerar y analizar. Un análisis del tema concluye que existen varias razones válidas del por qué muchos individuos están en contra.

Chica embaraazada

El vientre de alquiler o maternidad subrogada son términos que han evolucionado desde la década de los 70. Esta práctica inicia con avances científicos como la inseminación artificial que consta de fertilizar un óvulo femenino con el espermatozoide sin el acto sexual.

La fecundación en Vitro permitió a paciencia fecundar óvulo y espermatozoide en el laboratorio para ser implantado posteriormente en un vientre escogido.

Lo que inició como propuestas válidas para el tratamiento contra la infertilidad masculina y femenina evoluciona hasta convertirse en un negocio muy lucrativo dirigido a solventar una necesidad emocional muy concreta la de ser padres.

La fecundación y la inseminación necesitan un vientre materno, por esa razón surge la figura del vientre en alquiler o maternidad subrogada. Precisamente porque de eso se trata de contratar los servicios biológicos de un organismo femenino para llevar a buen término la etapa de gestación.

Razones para optar por el vientre de alquiler

Lamentablemente no todos los individuos que deseen ser padre o madre lo logran naturalmente.

Las parejas recurren a las clínicas de fertilidad que determinan el nivel de complejidad de cada caso.  Sin embargo, esta realidad tiene dos perspectivas como mínimo; la del solicitante y el de la mujer que considera poner su vientre en alquiler para llevar a feliz término una gestación para luego desprenderse del bebé.

Razones de los solicitantes

La primera razón responde casi siempre a consecuencias naturales por las cuales por medio de alguna deficiencia de salud o genética uno a ambos integrantes del matrimonio no puede tener hijos.

Las causas son múltiples, pero la consecuencia es clara y las opciones reducidas, adoptar o considerar el vientre de alquiler.

El vientre se alquila una vez que ya se estableció las causas del problema si se encuentra en el aparato reproductivo de la mujer, el hombre o en las células espermatozoides u óvulos. Esto con el fin de establecer el procedimiento si se requiere inseminación en Vitro o incluso adquirir donantes.

Las parejas homosexuales no pueden procrear. Sin embargo, muchas tienen el deseo y las condiciones favorables tanto económicas como sociales para ser padres.  

Por último se han dado casos donde la mujer no desea someter al cuerpo al período de gestación. Si este es el caso las causas pueden ser muy variadas desde alguna condición física o de salud hasta complicaciones laborales o simple deseo personal.

 Independientemente de las razones existen múltiples instituciones médicas que analizan las singularidades de cada caso y diseñan un plan para lograr la gestación.

Razones de la madre gestante

Quizás el hecho de que muchas clínicas dedicadas a la gestación tengan sus principales contactos de alquiler de vientres en países subdesarrollados con graves crisis sociales, económicas y bélicas diga mucho del perfil psicológico y social que tiene una mujer para considerar poner su vientre en alquiler.

Incluso sería muy apropiado realizar un estudio para conseguir una data y poder determinar con certeza la nacionalidad de las madres de vientre en alquiler.

La primera explicación que viene a la mente del porqué una mujer accede a la maternidad subrogada es porque realmente necesita el dinero. Algunas clínicas explicaran que es una actividad altruista y el pago es por los servicios de la madre y no por el bebé en sí. Otros puntos de vistas lo discutirán fervientemente.

Razones por la que no están de acuerdo

Razones por las que no estan de acuerdo

Existen organizaciones muy respetadas que no están de acuerdo con la figura legal en algunos países de maternidad subrogada y para ello ofrecen razones válidas con tres perspectivas muy claras:

Biológicos

El cuerpo de la mujer no ha sido diseñado para gestar un embrión que no sea engendrado por ella misma. 

El embrión implantado artificialmente es un cuerpo extraño que el sistema inmunológico intenta rechazar. La necesidad de dosis hormonal fuerte aumenta el riesgo para la madre y el feto tanto durante el embarazo como en la salud futura.

El vínculo materno-infantil es fracturado. Las consecuencias psicológicas y físicas pueden llegar a ser muy tangibles y deberían estudiarse antes de considerar la maternidad subrogada.

Legales

El vientre de alquiler no corresponde a un procedimiento legal como el de la adopción. La relación entre la mujer que alquila el vientre y los padres contratantes es de compra-venta.

El vientre subrogado supone una doble violación de derechos humanos tanto de la madre como el bebé. Disminuyendo a ambos al nivel de la esclavitud contratando los servicios propios de la existencia.

Morales

Aquellos que no apoyan la maternidad subrogada no consideran que haya condición que justifique denigrar o perjudicar física y emocionalmente a otro ser humano por un bien personal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *