Moonlight es la mejor película de este año

moonlight

Moonlight ‘ retrata la bondad y la ternura en oposición al melodrama, todas ellas facetas asociadas que buscan ser un sube y baja de emociones.

¿Pero es tan buena la película como para ser la mejor del año?

Por esas razones y otras más, Moonlight es para muchos críticos la mejor película de 2016 con muchos momentos que te quitan el aliento.

Básicamente hablando, la trama gira en torno a un ser humano que discurre entre la tecnología, la violencia y la fantasía, siendo una muy buena adaptación de la obra de Tarell Alvin McCraney.

Esos momentos de dulzura que te hemos mencionado son los que suavizan situaciones nada fáciles de contar de Chiron, un joven negro y gay interpretado por tres actores diferentes, que crece en Miami, lugar donde adquiere la fama de matón callejero para poder sobrevivir.

Esta película recuerda a otras ya consagradas como “Secreto en la montaña” y “adolescencia“, que están entre las mejores de las últimas décadas y que sobrevuelan la temática de la resistencia patriarcal.

El cine como retrato de la actual sociedad

Esta película es un retrato de esa parte de la sociedad norteamericana que vive descorazonada por su raza, clase social y privilegios y Moonlight va más allá de las clases acomodadas en los Estados Unidos, siendo una denuncia a esas personas con poder que se hacen la vista gorda ante lo que pasa alrededor de ellos.

La vida de Chiron es interpretada como niño por Alex Hibbert, como un adolescente melancólico por Ashton Sanders y como hombre adulto por Trevante Rodas. Aquí la naturaleza y el significado de la virilidad es una de las principales preocupaciones de la trama.

El comienzo de Chiron en estas cuestiones parece pasar a través del miedo y la confusión porque al comienzo todo transcurre en una intrépida carrera: huyendo de un montón de otros niños que quieren pegarlo, siendo Chiron más pequeño que la mayoría de ellos y más vulnerable.

Chiron no tiene nada fácil el poder comprender la conexión entre la homofobia del patio de la escuela por sus compañeros y sus propios deseos confusos en su interior.

Toda esta belleza en la trama, la sensualidad de los movimientos de cámara, la lentitud de muchas de las escenas, el agradable silencio que desciende sobre el acto final, es algo más que solo una cuestión de estilo o virtuosismo… es esencial para el argumento de la película.

La música es la apropiada para los suburbios del sur de Florida, mucho hip-hop y su adaptación cinematográfica a partir de la obra de teatro conserva el espíritu de su origen.

Pero tal vez lo más hermoso de “Moonlight” es su carácter abierto, su resistencia a lo fácil o la simbolización. Te llevará un tiempo digerir el mensaje de la película, cosa normal en un trabajo original y desafiante, pero te sorprenderán las circunstancias de Chiron y su paulatina comprensión de sí mismo y de su mundo, hasta ser alguien libre.

Así que antes de que acabe el año, te invitamos a ir a l cine para poder disfrutar de este peliculón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *