Crece la tensión política entre España y Venezuela

El gobierno español ha decidido responder la decisión del gobierno de Venezuela de declarar persona non grata el embajador español en Caracas, Jesús Silva Fernández, con la misma estrategia. Así, el Consejo de Ministros español ha aprobado declarar persona ‘non grata’ el embajador de Venezuela en España. Así lo ha anunciado el portavoz del ejecutivo español, Íñigo Méndez de Vigo, en rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, que ha añadido que el embajador venezolano tiene 72 horas para abandonar el país.

El portavoz ha asegurado que el gobierno español quiere que los venezolanos, igual que a todos los españoles, puedan vivir ‘en libertad, democracia y prosperidad’. El gobierno de la República Bolivariana de Venezuela declaró persona ‘non grata’ el embajador español en Caracas por las ‘agresiones continuadas’ y los actos ‘recurrentes de injerencia’ en los asuntos internos del país sudamericano que, a parecer suyo, hace el gobierno español. En concreto, el ejecutivo encabezado por Nicolás Maduro quiso expresar el ‘rechazo categórico’ en las declaraciones de Mariano Rajoy de este miércoles en cuanto a las medidas restrictivas aplicadas ‘de manera errática y unilateral’ por la Unión Europea contra altos funcionarios y cabes de poderes públicos venezolanos.

España, ¿aliada del gobierno de Donald Trump?

Además, el gobierno venezolano acusó el ejecutivo español de aceptar órdenes de los Estados Unidos y de comprometerse a encabezar la ‘conspiración’ en Europa para ‘concertar ataques’ a la soberanía del país sudamericano a cambio de ‘beneficios políticos y económicos inconfesables para provecho particular de una parte de la cúpula que gobierna España’. El Gobierno de Venezuela ha dado un plazo de 72 horas al embajador de España, Jesús Silva Fernández, para que abandone el país, según que han informado fuentes diplomáticas españolas, que han precisado que el plazo se le ha comunicado hace unas horas.

El ministro de Exteriores de Nicolás Maduro, Jorge Arreaza, difundió ayer un comunicado en el cual declaraba el embajador persona non grata y acusó el gobierno español de continuas agresiones y de injerencia. Venezuela reprocha especialmente a Madrid haber liderado la iniciativa europea de imponer sanciones contra siete altos cargos del régimen, entre ellos el número dos, Diosdado Cabello, y asegura que Madrid sigue instrucciones de los Estados Unidos.

Grave conflicto diplomático

La expulsión del embajador español eleva la tensión diplomática entre los dos países a un nivel inédito en los últimos años. El Consejo de Ministros responderá hoy la decisión venezolana con ‘medidas de reciprocidad proporcionadas’, según que avanzó este jueves el ministro de Exteriores y de Cooperación, Alfonso Dastis. De este modo, el ministro no precisó si Madrid expulsará el embajador venezolano, Mario Isea, que, en todo caso, había sido llamado a consultas por su gobierno miércoles. La llamada a consultas de un embajador propio a otro país supone ya una protesta diplomática, importante, pero de menor nivel que la expulsión de un embajador extranjero.

Todo esto tiene lugar pocos días después de que la UE aprobara sanciones contra altos cargos del régimen y que la Asamblea Constituyente venezolana –una entidad que los gobiernos europeos no reconocen– haya anunciado que las elecciones presidenciales tienen que ser antes del 30 de abril. Silva Fernández, que volverá a España en los cercanos tres días, se hizo eco este jueves a Twitter de algunos mensajes de apoyo, entre ellos uno de un profesor y analista de Puerto Rico que apelaba a todos los Gobiernos europeos a declarar ‘persona non grata’ los embajadores venezolanos en sus respectivos países.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *